HISTORIA DEL

WHISKY

El nombre “Whisky”, en gaélico quiere decir “Uisge Beatha”, o en español, “agua de vida”

La primera gran producción de whisky se obtuvo en Escocia, allá por el año 1494, cuando el fraile Juan Cor logró un volumen equivalente a más de 1400 litros del preciado néctar.

Su difusión masiva comenzó como un antídoto contra la pena, por lo que dicha “medicina” era consumida mayoritariamente en funerales, o por personas que habían perdido a un familiar o ser querido. Con el tiempo, el beber y brindar por dichos seres queridos se transformó en un acto de alegría y el brindis se puso de moda. Por sus propiedades reanimantes casi mágicas, o por su puro y especial sabor y aroma, este preciado elixir recorrió un largo camino.

Fue recién en el ecuador del siglo XIX cuando los escoceses comenzaron a mezclar whisky de malta con whisky de grano, más liviano y barato. Este punto representa una evolución fundamental hacia los distintos tipos de whisky blended y single malt, siendo la variedad casi ilimitada.

Actualmente, los distintos tipos de whisky se identifican por la zona en la que es elaborado y su tipo de proceso de elaboración.

DIENTE DE ORO WHISKEY BAR 2015 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS